Trabajo en relación de dependencia y el derecho laboral

Seguro que alguna vez te has planteado trabajar de forma autónoma, tiene sus ventajas, lo mismo que hacerlo de forma autónoma. Vamos a a abordar el trabajo en relación de dependencia.

¿Qué es un trabajo en relación de dependencia?

Las personas tienen la capacidad de trabajar para así sacar beneficio de sus propias habilidades, con la debida preparación, podemos trabajar en la profesión que queramos. Esto hace que la posibilidad de trabajar para un mismo sea una realidad. Otra opción es poner tu fuerza de trabajo a disposición de otra persona o de una empresa.

Cuando una persona toma la decisión de ponerse a trabajar para otros, tiene que aceptar que se les den las directrices para realizar su labor de la mejor forma posible y así poder obtener unos ingresos para vivir de dicho empleo. Podemos decir que el trabajo en relación de dependencia es cuando se hace por medio de un empleador a cambio de un sueldo.

Derechos de los trabajadores subordinados

Está claro que las personas trabajamos para así subsistir. Como decíamos antes, por lo general hay dos tipos de trabajadores, los que lo hacen autónomamente (de forma independiente) y los que desarrollan su actividad por cuenta ajena, (estando en relación de dependencia). Para que puedas verlo más claro, vamos con dos ejemplos:

Un trabajador autónomo es por ejemplo un diseñador web que realiza un trabajo para un cliente u otro, pero que realmente no depende directamente de nosotros para hacer esa labor. Sus conocimientos y la fuerza de trabajo le pertenecen solo a él, pagándoles los clientes por el servicio que presta.

relación de dependencia

Lo mismo podríamos decir de un fontanero autónomo o un mecánico que también lo sea.

Un trabajador por cuenta ajena o en relación de dependencia es el que cuenta con un jefe del que va a depender para realizar su trabajo. El jefe es el que se dedica a darle los materiales, instalaciones y demás herramientas que necesite para hacer su trabajo así como formación en el riesgo laboral del puesto. Aquí el trabajador no tiene la propiedad, pues el dueño es el jefe, al que hay que obedecer las normas, horarios, etc.

Se suele hablar en muchas ocasiones que una de las diferencias más importante entre los trabajadores autónomos y dependientes es el ingreso más bajo que suelen tener los primeros. A pesar de que muchas veces el salario es más alto en un primer momento, después  al tener que hacer frente a las prestaciones en cuanto a salud o jubilación, terminan bajando considerablemente.

Leer más  Tipos de incapacidad: Parcial, total, absoluta y gran invalidez

Recuerda que para defender tus derechos nada mejor que una asesoría profesional de parte de un abogado con experiencia y reputación.

Ventajas de la relación de dependencia vs trabajos independientes

  • El pago es seguro: esto hace que aunque uno tenga periodos de vacaciones siga cobrando, algo que no pueden decir los autónomos, que cuando no trabajan no ganan. En estos casos lo que suelen hacer es contar con un dinero por si el tiempo sin cobrar se dilate más de lo esperado.
  • La empresa de encarga de sus gastos: impuestos, prestaciones, etc. Todo ello tiene unos gastos y los trabajadores en relación de dependencia terminan pagando menos dinero que los autónomos.
  • Son prioritarios para las empresas: como es lógico, para las empresas sus empleados son los primeros, por lo que todo son ventajas para ellos en cuanto a instalaciones y prestaciones.
  • Tranquilidad: al tener un contrato, lo normal es que el trabajador en plantilla esté bastante más tranquilo de lo que tiene que estarlo un trabajador autónomo que siempre tiene que tener en mente nuevos clientes de forma constante.

En resumen, el trabajo en relación de dependencia no es perfecto, pero hay que tener en cuenta que proporciona mayor seguridad al trabajador que no tiene ni la incertidumbre laboral ni el estrés del autónomo.

Desventajas de la relación de dependencia vs trabajos independientes

  • El salario suele ser el mismo: como uno no tiene la presión de buscar clientes o de trabajar más al tener siempre el mismo salario, quizás para muchas personas ayude a no ser un reto. Al final hagas lo que hagas, ganarás lo mismo, cosa que en el autónomo pueden ver frutos si trabajan más en muchos de los casos.
  • Dependencia: cuentan con más exigencia por parte del jefe y la empresa, tiene que someterse a unos horarios e ir al puesto de trabajo. Los autónomos en muchos trabajos, especialmente con loas nuevas tecnologías pueden trabajar desde casa.
  • Menos compromiso: el trabajar para otras personas hace que la ilusión por sacar los proyectos o maximizar tus esfuerzos o incluso la labor diaria no se vea de la misma forma.
  • Acomodamiento: trabajando en relación de dependencia es complicado adquirir en muchos casos habilidades renovadas o ampliar la red de contactos. Los autónomos en esto suelen estar condenados a estar a la última y moverse cada día.

Tipos de trabajos en relación de dependencia

Este tipo de trabajos son los que hace la persona que está en relación de subordinación y tienen como fin el beneficio de otra persona, que es la que finalmente termina apropiándose del producto del empleo que se ha realizado.

mejores trabajos en relación de dependencia

El trabajo en relación de dependencia tiene a la figura del empleador, que puede ser igualmente la persona jurídica, la cual tome la decisión de emplear a la persona y darle ocupación. En este tipo de trabajo por cuenta ajena, el empleados le paga el sueldo, que es una retribución del empleo a la persona que trabaja para él.

Leer más  Cuántos grupos de cotización hay y cuales son

La diferencia principal entre el trabajo de dependencia y el autónomo, es que el trabajador no dependen ni está subordinado a persona alguna.

El trabajo forzado

En la historia este tipo de trabajo ha existido y durante muchos periodos fue bastante utilizado. Los dos tipos que más conocemos, corresponden a:

Esclavitud: a la persona que trabaja se le cosifica, por lo que a veces no se le considera ni la condición de ser humano. El empleador es su dueño, por lo que ejerce un derechi de propiedad. Esto hace que pueda tener derecho de uso, abuso e incluso el usufructo del propio esclavo. Los hijos del esclavo pertenecían igualmente al propietario.

Servidumbre: los trabajadores en en esta modalidad no son considerados como una cosa, se les considera "inferiores, con una clara ligadura a su empleado, donde tienen una relación vasallo/señor que hace que tenga que prestar servicio en todos los ámbitos de la vida, no solo en lo laboral.  En la práctica puede decirse que el siervo está a merced del señor.

Trabajo asalariado

En esta clase de ocupación, la labor se realiza pagando al trabajador un salario que abona el jefe, del que se depende y que se apropia de lo que se haya trabajado. Este tipo de trabajo es el que es más común en nuestra sociedad. El trabajo es libre y un contrato es el que se encarga de reflejar que las dos partes se comprometen en una relación laboral.

Puede añadirse que el trabajo asalariado da al propio trabajador una serie de derechos que establece el propio contrato, el convenio colectivo y las diversas leyes, tanto en el plano nacional como internacional.

El Derecho del Trabajo es el conjunto de normas por el que los trabajadores tienen reguladas las relaciones en el ámbito laboral.

¿Es posible ser un autónomo que además trabaje por cuenta ajena?

Otra interesante vía que mucha gente se plantea es la posibilidad de realizar trabajos por cuenta ajena y a la vez ser autónomo. Es una manera de ser pluriempleado y así contar con un proyecto nuevo. Cuando hablamos de pluriactividad, hablamos de una actividad donde estamos realizando más de un trabajo, cotizando por más de una vez en el RGSS.

Debes saber que puede compatibilizarse desempeño de una actividad por cuenta ajena en una compañía cualquiera y ser autónomo, donde por cuenta propia ejercerá una actividad profesional.

Una pregunta que preocupa a muchas personas es si todo ello da derecho a poder contar cuando nos jubilemos con dos pensiones. Hay que tener claro que cuando se cumplen los requisitos que cada régimen tiene por separado se puede hacer. En caso de que quieras tener las dos pensiones, deben ser acreditadas las cotizaciones durante, como mínimo, una duración de 15 años.

En caso de que estés en esta situación y un actividad no te dé derecho a un pago regular, puedes ir añadiendo la cotización en aquel donde sí que tengas derecho al cobro de una pensión, todo ello hasta un determinado cupo máximo.

Leer más  Baremo de accidentes 2016 y cómo se calcula la indemnización fácilmente

Pluriactividad vs pluriempleo

A la hora de abordar las diferencias existentes, la propia Seguridad Social argumenta que el pluriempleo es una situación de realizar actividades por cuenta ajena, trabaja también para otro u otros empresarios donde tiene que darse de alta en el RGSS.

pluriactividad

La pluriactividad es cuando el trabajador tiene que darse de alta en dos regímenes de la SS.

Bonificaciones para trabajadores por cuenta propia que estén en pluriactividad

Los trabajadores que tengan una situación de pluriactividad, tienen como beneficio, una reducción a la hora de cotizar. Vamos a ver dichas reducciones para que quede claro:

  • En un año y medio, la bonificación debe ser de la mitad de la cuota mínima que deben pagar los autónomos a la SS.
  • Cuando haya pasado el tiempo de bonificación, alcanzará el 75 % del máximo considerado como necesario, por lo que se aplica la bonificación otro año y medio.

Devoluciones por pluriactividad

Un tema importante para los trabajadores en régimen de pluriactividad, es que van a poder realizar una solicitud para que se les devuelva lo cotizado anteriormente cuando hayan superado una cantidad que se da a conocer cada año por el ejecutivo.

Esta cuantía varía todos los años, pero está algo por encima de los 12.000 € de cotización. Los que coticen más van a contar con derecho a la devolución de la mitad.

Conclusiones

Ya has podido conocer en qué consisten los trabajos en relación de dependencia o también llamados por cuenta ajena. Actualmente es la opción más popular, puesto que supone una ventaja a nivel económico, aunque también como hemos podido ver tiene algunas "pegas", como el tener que depender del jefe o patrón.

En el caso de los trabajadores autónomos, ellos son sus propios jefes, pues deben responder ante ellos, aunque en muchos casos, también pueden llegar a tener una situación similar, aunque nunca tan dependiente como es el caso de los trabajadores dependientes.

En los trabajos que suelen frecuentar los autónomos, se puede llegar a ganar mucho dinero o una cantidad lo suficientes para el trabajador para que compense, puesto que las altas cuotas que deben pagar para sufragar los gastos de prestaciones hacen que sea una profesión en la que un porcentaje nada desdeñable se escapa de sus manos mes a mes.

Si hablamos de los empleos de cuenta ajena, aquí el trabajador se ve respaldado de muchas preocupaciones y por lo general son los de RRHH los que se encargan de todos los pagos, por lo que él solo tiene que dedicarse a realizar su labor profesional. En el caso de los autónomos también es posible que te lleven el trabajo, pero eso sí, hay que abonar un dinero a la gestoría en cuestión.

No existe el trabajo perfecto y ni trabajar por cuenta ajena es el paraíso ni ser autónomo es una cruz, los matices existen y en el caso de que tengas que elegir, esperamos haberte ayudado un poco a que clarifiques tus opciones.

¡Mucha suerte decidas lo que decidas!

Entradas relacionadas

Subir