Accidente laboral - Indemnización y cuándo se puede pedir la baja

Cualquiera que forme parte de la población activa, del conjunto de individuos que están integrados en el mercado de trabajo, está expuesto a un accidente laboral. Según la información estadística del avance de enero a julio de 2018 proporcionado por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, el número de accidentes de trabajo con baja fue de 351 796, datos que se suelen comparar con las cifras del año anterior.

Respecto al mismo periodo de 2017, subieron los accidentes con baja y los accidentes con baja en jornada de trabajo (un 3,5% y un 3,3% respectivamente), pero bajaron los accidentes de trabajo sin baja y los accidentes con baja in itinere (un 1,3% y un 4,7% respectivamente).

Por otra parte, entre enero y noviembre de 2017, murieron mientras trabajaban en sus empresas 569 trabajadores, según datos del Ministerio, lo que supone una media de 11 cada semana. La media de siniestralidad laboral en nuestro país está un 27% por encima de la europea. Los sindicatos han solicitado en reiteradas ocasiones que Fiscalía y poder judicial fortalezcan sus papeles para depurar responsabilidades por la vía penal.

Fue en 1971 cuando se creó en España el Plan Nacional de Higiene y Seguridad del Trabajo, el que hoy es el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, y que ha intentado destacar siempre por una labor divulgativa. Y lo cierto es que la información es importante a la hora de prevenir y de saber cómo actuar en caso de que el accidente se produzca, tanto con las empresas como con la Seguridad Social.

Definición: qué es un accidente laboral

Es la Ley General de la Seguridad Social, cuyo texto refundido se aprobó mediante Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, el que define lo que es un típico accidente laboral: “Es aquella lesión que sufre un trabajador sufra por estar trabajando para otra persona”.

A pesar de esto último, las disposiciones generales de la Ley establecen que el campo de aplicación abarca también a los trabajadores por cuenta propia o autónomos, a los socios trabajadores de cooperativas de trabajo asociado, a estudiante y a funcionarios públicos, civiles y militares.

Qué se considera accidente laboral

Para hablar de accidente de trabajo se necesita que la persona trabajadora tenga algún tipo de lesión en su cuerpo y que esta sea consecuencia de la tarea que realiza.

accidente laboral

Siguiendo la LGSS, se consideran accidentes laborales los que se produzcan por los trabajos realizados sean o no los típicos de su actividad o sean distintos a los que suele hacer normalmente el trabajador.

Pero no solo se considera accidente de trabajo el que se sufre en el lugar en el que desarrolla el mismo durante el horario asignado, como se podría extraer de la lectura de lo anterior. El trayecto de ida y vuelta al trabajo se considera trabajo en sí mediante la figura de accidente de tipo in itinere, tal y como recoge la ley. Eso sí, aunque no existe limitación horaria, se debe emplear el horario habitual para que sea considerado accidente laboral.

Los accidentes en misión, por otra parte, son los que el trabajador sufre en el traslado y en la ejecución que deba completar, a instancias de su empresa, durante su jornada laboral.

El artículo 156.2 de la LGSS recoge también que tienen consideración de accidentes de trabajo “los que sufra el trabajador como consecuencia de cargos electivos”, incluyendo los que tengan lugar al ir o volver donde desarrolle tales funciones adscritas al cargo.

Los accidentes que se dan en situaciones de salvar una vida si tienen relación con las tareas laborales, las enfermedades que contraiga el trabajador con motivo exclusivo de la actividad o aquellas que padecían antes pero que se han agravado por una lesión en el trabajo, también quedan recogidas en el concepto de accidente de trabajo de la Ley General de la Seguridad Social.

Leer más  Discriminación laboral de las mujeres ¿Cómo denunciar?

¿Qué no se considera accidente laboral?

El texto también recoge en el apartado 4 del mismo artículo, el 156, lo que no tendrá consideración de accidente de trabajo, destacando los que se deben a causas de fuerza mayor extraña al trabajo y que no guarden ninguna relación con este. La Ley descarta la insolación, el rayo y fenómenos similares de la naturaleza.

Tampoco será catalogadas como consecuencia de un accidente de trabajo las lesiones que alguien sufra si son imputables a una imprudencia de la persona. Es decir, cuando realiza acciones de forma contraria a las instrucciones y normas establecidas por los responsables de la empresa de manera reiterada, contraviniendo lo establecido en el capítulo de Seguridad y de Higiene.

Asimismo, quedan excluidos de la consideración de accidente laboral lo que sea imputable a dolo del trabajador, y se considera que existe este cuando el se actúa de manera consciente, voluntaria y maliciosa para provocar un accidente, y así obtener un beneficio.

En este punto quizás te interesa saber cuáles son los cinco riesgos laborales más populares que suceden en cualquier empresa. Escribimos sobre ello y puedes leer toda la información en el enlace reseñado.

¿Qué hacer?

Responsabilidades del empresario

Si eres el empresario, es tu responsabilidad procurar que la víctima ha sido atendida por los servicios de emergencia y ha sido trasladada bien al hospital, bien al centro acordado con la mutua que la empresa tenga contratada. Después tendrás que analizar las causas en las que se haya producido el accidente, con un fin preventivo, tomando las medidas adecuadas para que no se vuelve a producir.

obligaciones del empresario en un accidente laboral

La empresa también debe notificar por escrito a la Autoridad Laboral competente el accidente, en un plazo de cinco días. Puede hacerlo a través de la mutua o del Sistema de Declaración Electrónica de Accidentes de Trabajo (Sistema Delta del Ministerio de Trabajo). Y se debe hacer tanto si el trabajador causa baja como si puede seguir realizando las tareas asociadas a su puesto.

Una copia del documento a presentar, que es el parte de accidente, se debe entregar al empleado accidentado. Este, además, debe entregar el parte de baja en el plazo de tres días hábiles desde el inicio de la misma, así como posteriores partes de confirmación. Cuando se produzca el alta, el empleado también debe entregar el parte correspondiente al incorporarse en su puesto, en el plazo de 24 horas.

Si el accidente fuera grave o muy grave, incluyendo también los que resulten en víctimas mortales, la notificación a la Autoridad Laboral se debe hacer en un plazo de 24 horas. Deberás esperar una investigación de la Inspección de Trabajo, que se produce siempre en accidentes de este calibre.

Responsabilidades del trabajador

Si eres el trabajador/a accidentado/a, debes exigir a la empresa una copia del parte de accidente y gestionar correctamente los de baja y alta (lo explicamos unas líneas más arriba).

Si el accidente se ha producido por una omisión de medidas de seguridad o si el hecho no queda reconocido como accidente de trabajo, debes reclamar por accidente laboral. Lo habitual es que la Inspección de Trabajo actúe de oficio cuando se trata de accidentes graves o muy graves, pero, en caso de que el accidente no alcance tales categorías, debe ser el propio afectado el que presente la denuncia ante la Inspección de Trabajo.

El acta de infracción, de abrirse, determinará si se ha acaecido alguna irregularidad sensible a sanción por parte de la empresa, y permitirá que el lesionado pueda luego reclamar indemnización por daños y perjuicios.

Así pues, para denunciar un accidente laboral debes rellenar el correspondiente formulario y presentarlo en la oficina de la Inspección de Trabajo más cercana. En él se deben influir los datos del trabajos y la información sobre la enfermedad profesional.

Si el informe de la Inspección es favorable, deberías ponerte en contacto con un abogado laboral especialista en accidentes de trabajo y plantearte la posibilidad de denunciar a la empresa ante el Juzgado de Instrucción, o presentar una demanda ante el Juzgado de lo Social. Ello dependerá de las conclusiones sacadas tras el estudio del accidente y de la documentación a la que se haya podido acceder, donde se incluye tanto el acta de infracción como los partes médicos, atestado, informes periciales, testigos, fotografías, etc.

Leer más  Base de cotización por contingencias comunes y profesionales

¿Y si no estoy dado de alta?

Es posible, sin embargo, que la empresa no tenga dado de alta al trabajador que sufre el accidente y que, por lo tanto, la mutua no quiera atenderle como es debido. La empresa tampoco estará interesada en que así sea porque, de ser descubierta, estaría cometiendo una infracción considerada grave por la Seguridad Social.

El trabajador, de todas formas, debería intentar que la mutua lo atendiese. Si no, se deberá dirigir al centro de salud más cercano después de sufrir el accidente, explicar el suceso, dar los datos de la empresa y presentar una denuncia ante la Inspección de Trabajo, donde también se recojan los hechos. Si no se le reconoce el accidente laboral, puede presentar reclamación.

Indemnización por accidente laboral de la mutua

Hay que partir de que cada empresario cotiza a la Seguridad Social por sus trabajadores o, al menos, debería hacerlo. Esto implica que en el caso de accidentes de trabajo o enfermedad profesional, estos están cubiertos por una serie de prestaciones, que incluyen la asistencia sanitaria correspondiente, una prestación por incapacidad temporal e indemnizaciones en caso de fallecimiento, por incapacidad permanente, por lesión no invalidante por convenio o por responsabilidad civil del empresario.

cuánto se cobra estando de baja por accidente laboral

El proceso habitual para reclamar una indemnización es que la comunicación llegue a la Inspección de Trabajo a través de la mutua, si se han dado los pasos oportunos. Como hemos explicado, sin embargo, puede ser necesario que el trabajador presente reclamación a la empresa para que intervenga la Inspección, y obtener el informe favorable, o denuncia.

Tablas de indemnización por accidente laboral

A la hora de calcular las indemnizaciones, se aplican baremos que se van actualizando año a año. Estos fijan las cantidades a recibir considerando si el tiempo de curación en caso de incapacidad temporal, las secuelas o si se trata de incapacidad permanente.

Este 2018, como era de esperar, los baremos se han vuelto a actualizar, y lo cierto es que no han dejado satisfecho a un sector amplio de personas que consideran que se beneficia a los compañías de seguros. La actualización se ha producido tomando como referencia únicamente la revalorización de las pensiones, que fue solo del 0,25% inicialmente, aunque luego subió al 1,6%.

Para ver la diferencia, recogemos las cifras de 2017:

indemnización por accidente laboral

Baja por accidente laboral

El accidente laboral, si es leve, puede no acarrear la baja del trabajador/a. En caso contrario, se necesitarán unos días de recuperación en los que puede acogerse a sus derechos.

Para poder coger la baja, es necesario estar afiliado a la Seguridad Social. En caso de accidente laboral o enfermedad profesional, no es necesario tener cubierto un periodo mínimo de cotización.

¿Qué hacer?

Supongamos que la empresa tiene convenio con una mutua, algo que es voluntario (se puede optar por la protección de contingencias a través de una Entidad Gestora de la Seguridad social o de una mutua). Pasado el momento crítico, en el caso de accidente grave y/o urgente, la empresa contactará con la compañía y le explicará los pasos a dar.

Si se trata de una accidente leve, el trabajador/a informará al responsable de su empresa sobre lo ocurrido, y este le indicará el centro de asistencia de la mutua más cercano, cumplimentará el volante con la solicitud de asistencia y procurará, en definitiva su atención médico.

Durante la atención, el médico dará las explicaciones relativas a la lesión y entregará un justificante de asistencia y un parte de baja cuyas copias se deberán entregar a la empresa. Será esta última la que contacte con la mutua para proseguir. En el caso de que la mutua no dé la baja y el trabajador considera que no se puede incorporar a su puesto, este podrá acudir a su puesto de atención primaria.

Si la empresa no tiene convenio suscrito con una compañía aseguradora, el trabajador/a deberá ser atendido en el centro de salud más cercano, donde, si el facultativo lo estima conveniente, le dará la baja.

¿Y si soy autónomo?

Con la documentación médica correspondiente, el autónomo ha de personarse en su oficina de la Seguridad Social más cercana o en la mutua, si la tiene. Este informe se debe acompañar con la solicitud de cobro del subsidio (puedes obtenerlo a través de la web de la Seguridad Social o físicamente en la mutua), firmada por el solicitante. Eso sí, debe aportar justificantes de pago de la cotizaciones a la Seguridad Social en los últimos tres meses.

Leer más  Pensión de invalidez permanente, por invalidez y no contributiva

¿Cuánto se cobra estando de baja?

Recordemos, en todo caso, que corresponde a la mutua o al Instituto Nacional de la Seguridad Social estimar si el suceso que haya sufrido el trabajador tiene la consideración de accidente de trabajo.

Al contrario de lo que sucede cuando no se trata de accidente laboral, el trabajador cobra desde el primer día que está de baja. Mientras dure su incapacidad laboral, cobrara el 75% de la base de cotización del mes anterior a la baja.

Determinación de contingencias por accidente laboral

El procedimiento para la determinación de la contingencia que ha causado la incapacidad temporal se puede iniciar a partir de la fecha en que se haya emitido el parte médico. Puede ser por iniciativa del Instituto Nacional de la Seguridad Social, tras petición de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social o del servicio público de salud competente. También puede ser a instancias del trabajador o de su representante legal, así como de las mutuas.

Hay diferencias entre la contingencia común (incapacidad temporal) y la profesional (accidente de trabajo):

  • En el primer caso, el trabajador debe pagar el tratamiento farmacológico y los desplazamiento, solo cobrará prestación económica si ha cotizado un mínimo de seis a la Seguridad Social, y no hay derecho a indemnización si tiene secuelas o una lesión permanente no invalidante.
  • En el segundo, el tratamiento farmacológico y los desplazamientos quedan costeados por la mutua o la autoridad competente, no es necesaria cotización mínima, se cobra el salario íntegro del día del accidente o enfermedad, y el 75% de la base reguladora por contingencias profesionales desde el día siguiente.

¿Te corresponde paga extra estando de baja?

En la práctica, con una incapacidad temporal el contrato de trabajo está en suspensión, por lo que el trabajador no tiene derecho a percibir la paga extraordinaria. Eso sí, los días que quedan excluidos del cómputo total de la paga, son exclusivamente los que el trabajador esté de baja, al margen de que la paga se perciba semestralmente o prorrateada.

Sin embargo, si el Convenio Colectivo lo recoge, el trabajador sí tendrá derecho a cobrar la paga extra en caso de baja. En caso de duda, debe consultarlo.

¿Te pueden despedir estando de baja por accidente laboral?

Sí, te pueden despedir estando de baja, al contrario de lo que sucedía hace unos años, cuando había más limitaciones. Lo que no puede ocurrir bajo ningún concepto es que la baja sea el motivo del despido. De hecho, la empresa no va a admitir que el motivo del despido es la baja, aunque el trabajador tenga la sospecha de que quiere ahorrarse el coste de la misma.

Hemos de recordar que un despido se considera improcedente cuando se ejecuta sin motivos justificados por ley. El trabajador tiene derecho a solicitar conciliación en el centro de mediación para llegar a un acuerdo con la empresa (de indemnización o de readmisión). De no alcanzar un acuerdo, se puede presentar una demanda en el juzgado, en los plazos adecuados.

¿Se cotiza mientras estás de baja?

Sí, la empresa está obligada a cotizar durante los 365 días iniciales y 180 de prórroga, un total de 545 días.

¿Quién paga la baja?

  • Si la baja es por contingencias comunes, la empresa pagará los primeros 15 días de la baja y, a partir del 16, lo hará bien la mutua, bien la Tesorería General de la Seguridad Social. Si la baja dura más de un año, se hará cargo la SS.
  • En caso de contingencias profesionales, la empresa pagará solo el primer día.
  • En el caso de los autónomos, el pago lo realiza la entidad gestora competente o la mutua.

Ahora ya tienes toda la información sobre el accidente laboral, ¿te ha quedado alguna duda? Quizás este vídeo te ayude a resolverla:

Entradas relacionadas

Subir